El Aroma de Cristo
Reflexiones

El aroma de Cristo

Sin embargo, gracias a Dios que en Cristo siempre nos lleva 
triunfantes y, por medio de nosotros, esparce por todas partes la fragancia de su conocimiento.
Porque para Dios nosotros somos el aroma de Cristo 
entre los que se salvan y entre los que se pierden.

2 Corintios 2: 14-15

Nada mejor que un delicioso aroma para atraernos a un determinado lugar. Cuantos de nosotros no hemos pasado por una panadería y hemos querido entrar por el delicioso olor a pan recién salido del horno, o nos hemos sentado en un restaurante por la misma razón.

Por otro lado, estoy segura que a ninguno de nosotros nos gustaría disfrutar de un almuerzo en un lugar con olor a basura, o tomarnos un café y tener una buena conversación en un lugar del que emana un olor nauseabundo. Como puedes ver, la fragancia es un factor muy importante cuando se trata de atraer personas.

Y se podría decir que en toda la historia nadie atrajo a más personas que Cristo, y la razón es que no existe sobre la tierra fragancia más placentera que el aroma de su presencia. Al caminar en la tierra, las multitudes lo rodeaban a dondequiera que iba, ni el calor del desierto era un impedimento con tal de estar cerca de él. Él era el amor y la compasión caminando, abrazaba al quebrantado de corazón, sanaba a los enfermos y traía libertad a los oprimidos. Eso y mucho más significaba percibir su fragancia.

Hoy más que nunca el mundo necesita esa fragancia, el aroma de Cristo. Y la maravillosa noticia es que después de ascender a los cielos, Jesús envió a su Espíritu, quién descendió con poder sobre la iglesia, proveyendo a cada creyente con el mismo aroma de Cristo. Eso quiere decir que, aunque el mundo no pueda ver a Dios porque Él es Espíritu, sí pueden sentir su fragancia a través de nosotros.

Para ello, es necesario que te empapes de la presencia de Cristo, de su perfume, y eso solo se puede lograr pasando tiempo con Él, en una profunda comunión con el Espíritu Santo, solo entonces ese aroma fluirá a través de ti y tocará a la gente con el mismo poder transformador con que Cristo la tocaba. Será inevitable percibir el aroma de Cristo brotando de tu vida, los que te rodean sentirán su fragancia invadiendo todos sus sentidos y no lo soportarán más, te pedirán a Cristo a gritos, ellos querrán desesperadamente satisfacer ese anhelo ardiente por su presencia

Pastilla Celestial

Si hay algo que la gente necesita ahora mismo, es a Cristo, la pregunta es, ¿pueden ellos percibir su fragancia brotando de tu vida? Si no estás seguro, o aún si lo estás, cualquier momento es bueno para empaparte de su fragancia. Encuentra un lugar en el que puedas estar a solas con Dios, y deja que su Espíritu te llene de la maravillosa fragancia de Cristo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *